Hipoplasia dental

La hipoplasia dental es una enfermedad que afecta al desarrollo del esmalte dental. El esmalte es la capa externa y más dura del diente que lo protege frente a bacterias y fuerzas de masticación.

¿Has notado alguna mancha de color blanco o marrón en tu dentadura? Si la respuesta es es afirmativa es muy probable que se trate de un caso de hipoplasia dental, una afección o lesión del esmalte que padecen niños y adultos durante el desarrollo y la erupción de sus dientes. 

El esmalte dental, la capa más externa de nuestros dientes, es la sustancia más dura de nuestro cuerpo, ya que es lo que protege los centros sensibles y llenos de nervios de nuestros dientes contra las fuerzas duras de masticar y morder. Las alteraciones del proceso de formación del esmalte pueden provocar varios tipos diferentes de defectos del esmalte en los niños, uno de los cuales es la hipoplasia del esmalte.

QUÉ ES LA HIPOPLASIA DENTAL

El esmalte dental, la capa más externa de nuestros dientes, es la sustancia más dura de nuestro cuerpo, ya que es lo que protege los centros sensibles y llenos de nervios de nuestros dientes contra las fuerzas duras de masticar y morder. Las alteraciones del proceso de formación del esmalte pueden provocar varios tipos diferentes de defectos del esmalte en los niños, uno de los cuales es la hipoplasia del esmalte.

Por lo tanto, podemos decir que la hipoplasia de esmalte dental es una anomalía en la formación del esmalte dental que puede ocurrir durante el desarrollo de los dientes. Esta condición se caracteriza por una reducción en la cantidad o calidad del esmalte dental, lo que puede provocar que los dientes sean más sensibles y propensos a la caries.

La hipoplasia dental puede afectar a personas de todas las edades, pero es más común en niños y adolescentes debido a que los dientes están en proceso de desarrollo y formación. Los dientes permanentes pueden estar afectados por la hipoplasia dental si la condición se produce durante la formación de los mismos, aunque los dientes temporales también pueden verse afectados.

CAUSAS DE LA HIPOPLASIA DENTAL

Las causas son muchas y, por norma general, muy difíciles de determinar. El esmalte se desarrolla antes de la erupción de los primeros dientes, por lo que en la mayoría de casos es casi impredecible saber la causa inicial de la lesión. 

A pesar de ello, podemos distinguir algunos factores que inciden con más fuerza en la aparición de esta patología:

Fluorosis: la exposición excesiva al flúor durante el desarrollo de los dientes puede provocar hipoplasia dental, una condición conocida como fluorosis dental.

Problemas de salud, como la malnutrición y el déficit nutricional, algunas infecciones graves o periodos de fiebre alta. Otras muchas enfermedades crónicas también entran dentro de los factores o causas que provocan la hipoplasia del esmalte dental.

Fiebre alta: La fiebre alta durante la infancia puede afectar la formación del esmalte dental y provocar hipoplasia dental.

Toma de medicamentos: algunos medicamentos, como los antibióticos pueden ocasionar lesiones en el esmalte de nuestros dientes

Nacimientos prematuros.

Herencia genética.

CONSECUENCIAS DE LA HIPOPLASIA DENTAL

Caries: los dientes afectados por esta patología poseen una mayor disposición a desarrollar caries dentales debido a que su esmalte dental está más débil y vulnerable a la erosión ácida.

Debididad dental: la hipoplasia debilita el esmalte dental, por lo que los dientes se vuelven más propensos a fracturarse.

Enfermedades periodontales: esta patología aumenta el riesgo de enfermedades periodontales, como la gingivitis o la periodontitis, debido a que los dientes afectados pueden acumular más placa bacteriana y sarro.

TRATAMIENTO

Es muy importante la realización de un diagnóstico en profundidad de la patología. Con un buen diagnóstico el odontólogo podrá realizar y pautar el mejor tratamiento. 

Los tratamientos llevados a cabo para curar la hipoplasia dental son: 

– En lesiones del esmalte leves o niños, lo mejor es realizar un tratamiento odontológico lo menos invasivo posible. El tratamiento consistirá en la aplicación de pastas remineralizantes o sellados de fisuras.

– En adultos, siempre y cuando las manchas sean blancas y no estén muy extendidas, se puede llevar a cabo un blanqueamiento dental.

– En los casos más graves puede realizarse alguna microabrasión dental o incluso la colocación de carillas o coronas que cubran y disimulen por completo el cambio de coloración en el diente. Tan solo en casos muy extremos se extrae la pieza afectada y se valora la colocación de un implante o puente.

Si piensas que puedes estar sufriendo esta patología, no dudes en ponerte en contacto con tu dentista de confianza. En Clínica Dental Sainz de Baranda estaremos encantados de poder atenderte.