¿Por qué se inflaman las papilas gustativas?

La inflamación de las papilas gustativas puede llegar a ser una experiencia muy desagradable. Los alimentos llegan a tener un sabor extraño y hasta puede dificultar la deglución. Aunque hay muchas causas posibles de la inflamación de las papilas gustativas, los síntomas suelen ser los mismos. Se experimenta una sensación de quemazón en la boca, un sabor metálico y una reducción del sentido del gusto. Afortunadamente, existen diferentes tratamientos para apaciguar las molestias y restablecer la función de las papilas gustativas.

papilas

QUÉ SON LAS PAPILAS GUSTATIVAS

Las papilas gustativas son los receptores sensoriales que se encuentran en la lengua y su funcionamiento es sencillo. Cada una de ellas está formada por células receptoras que nos envían señales al cerebro. Gracias a este proceso, somos capaces de diferenciar los sabores salados de los dulces, los ácidos de los amargos, así como el famoso ‘umami’, término japonés que se asocia a alimentos como el jamón o los espárragos. 

Existen dos tipos básicos de células gustativas: foliadas y fungiformes.

Las foliadas se encuentran en la superficie externa de la lengua y son responsables de los sabores ácido, salado y umami.

Las fungiformes se encuentran en la parte posterior de la lengua y son responsables de los sabores dulce y amargo. Los receptores de la parte posterior de la lengua son responsables de los sabores más comunes.

papilas

SÍNTOMAS DE LA INFLAMACIÓN DE LAS PAPILAS GUSTATIVAS

Sus síntomas suelen ser similares a los de una infección. Como hemos comentado en párrafos anteriores, las personas suelen experimentar una sensación de ardor en la boca, un sabor metálico y una disminución del sentido del gusto. También pueden notar una disminución de la saliva, un sabor desagradable en la boca y dolor al masticar.

papilas

FACTORES INFLAMATORIOS DE LAS PAPILAS GUSTATIVAS

Esta condición también es conocida como papilitis lingual y produce pequeñas protuberancias en la superficie de la lengua de color rojizo o blanquecino.

– Hiperestimulación

Se trata de la irritación de nuestras papilas gustativas, debido al consumo de alimentos picantes o salados. La hiperestimulación se debe a que las sustancias encontradas en este tipo de alimentos actúan como irritantes de las papilas gustativas.

– Toxinas en la lengua

La frecuente exposición de la lengua a toxinas como el alcohol o el humo del tabaco es causa de irritación e inflamación de las papilas. Las toxinas provocan que las células que conforman estas estructuras retengan tanto grasa como líquidos.

Cuando esto ocurre, nuestra lengua se cubre por capa blanquecina que puede percibirse especialmente por las mañanas. Esta capa la componen las distintas toxinas que nuestro cuerpo rechaza y expulsa de esta manera al exterior.  

– Estrés

El estrés emocional conlleva muchas veces trastornos hormonales. A su vez, estos problemas terminan por incidir en el cuerpo de diversas formas. Una de ellas son las pequeñas úlceras que aparecen en la boca (aftas). Otra consecuencia posible es la inflamación de las papilas gustativas a causa de una disfunción en el sistema inmunitario. 

– Traumatismos

Los traumatismos que afectan a la lengua generalmente se deben a mordeduras accidentales o lesiones durante procedimientos odontológicos. Cuando esto ocurre, como reacción, nuestras papilas tienden a inflamarse de manera instantánea dado que su tejido se ha visto alterado y necesita, después del mordisco, volver a recomponerse. 

Este tipo de traumatismos alteran el tejido de la lengua. Como se sabe, este órgano es un conjunto de músculos. Por tanto, podría lastimarse como el resto.

– Micosis

La micosis es una afección por hongos en la lengua. Entre los diversos tipos de hongos que existen, se encuentra la candidiasis bucal. Se trata de una de las causas más habituales de inflamación de las papilas gustativas y su aparición genera una capa blanquecina sobre la lengua.

En estos casos, se debe acudir al médico cuanto antes. Él decidirá la conveniencia o no de tratar esta infección.

– Quemaduras

Las quemaduras son otro de los motivos de inflamación de las papilas gustativas más comunes. Por lo general, están ocasionadas por el consumo de bebidas o alimentos muy calientes. Existen diferentes niveles de gravedad a la hora de clasificar las quemaduras en la boca, aunque incluso las menos graves provocan hinchazón, rojez, dolor y molestias. 

papilas

TRATAMIENTO PARA LA INFLAMACIÓN DE LAS PAPILAS GUSTATIVAS

Según el mecanismo mediante el cual se haya producido la inflamación podremos aplicar diferentes técnicas para tratar dicha inflamación.

Hiperestimulación: cuando nuestras papilas gustativas se inflaman a causa de la ingesta de alimentos picantes o muy salados provocado hiperestimulación, se recomienda tomar líquidos fríos o helados, para calmar así la sensación de hinchazón.

Toxinas en la lengua: la solución consiste en evitar el contacto de dichas toxinas con la lengua. Dejar de fumar o beber alcohol son algunos de los ejemplos que ayudan a reducirlas. 

Estrés: para evitar la inflamación de las papilas por estrés, se recomienda realizar técnicas de relajación para mantener la calma en nuestro día a día.

Traumatismos: cuando nos mordemos la lengua, se recomienda la aplicación de glicerina de manera regular en aquellas zonas de la boca afectadas.

Micosis: en este caso lo más recomendable es acudir al médico cuanto antes. Emplear enjuagues bucales antimicóticos puede ayudar a paliar los síntomas. 

Quemaduras: si sufrimos cualquier tipo de quemadura en las papilas gustativas, es recomendable beber líquidos fríos inmediatamente después al momento en el que la quemazón se produce. De esta manera, fomentaremos el restablecimiento de las fibras nerviosas de las papilas gustativas y el dolor pasará pronto. 

papilas

MANTENIMIENTO DE LAS PAPILAS GUSTATIVAS

La mejor manera de mantener sanas las papilas gustativas es seguir una dieta equilibrada con frutas, verduras, cereales integrales, proteínas y productos lácteos bajos en grasa.

También es muy importante tener una boca sana cepillándote los dientes y usando hilo dental todos los días, eliminando el consumo de tabaco y alcohol, no bebiendo con pajita y limpiándote los dientes con un enjuague bucal con flúor.