¿Cómo afecta la onicofagia a nuestra salud bucodental?

¿Sabías que la onicofagia es el hábito de morderse las uñas? Este problema afecta a un 45% de los niños y a un 10% de adultos y produce una alteración en la anatomía de la uña.

La onicofagia, además de afectar a la estética y apariencia de las uñas, puede causar daños en nuestra salud bucodental. Debemos prestar especial atención a esta mala costumbre, ya que en muchos casos podría provocar la aparición de infecciones, afecciones mentales o daños dentales.

Por eso, desde las clínicas dental Sainz de Baranda 39, queremos explicaros cuáles son los problemas odontológicos más comunes por este mal hábito:

DESGASTE DE LOS DIENTES

Una de las consecuencias de morderse las uñas para es el desgaste de los dientes, en concreto de los incisivos. La onicofagia podría provocar que se vayan desprendiendo partículas de esmalte y que las piezas dentales se vayan recortando poco a poco.

Otro de los posibles problemas podría ser el apiñamiento de los dientes y el desprendimiento de los empastes, originado por la presión existente al morderse las uñas continuadamente.

ALTERACIÓN EN LA MANDÍBULA

Otra de las posibles consecuencias es la aparición de algún trastorno en la mandíbula, cuyos signos principales son el dolor y los problemas al masticar. La posición de tensión en la mandíbula al morderse las uñas puede provocar alteraciones como ruidos al morder y dolor.

LESIONES EN LAS ENCÍAS

Al mordernos las uñas pueden incrustarse trozos entre la encía y la pieza dental, causando lesiones que podrían originar patologías como la gingivitis (inflamación de las encías) o periodontitis (inflamación, sangrado de la encía y halitosis).

Si padeces de onicofagia, te recomendamos acudir a nuestras clínicas dentales en Madrid para realizar un diagnóstico personalizado del estado actual de tus dientes y encías. De esta manera, podrás prevenir y curar las posibles afecciones causadas por este mal hábito.